Tanto profesores como alumnado hemos vivido un 23 de Abril lleno de buenas lecturas y recomendaciones.

La biblioteca ha salido a lucirse al pasillo y ha expuesto y prestado ejemplares de todos los géneros gracias al alumnado que se ha convertido en bibliotecario por un día.

En el claustro, profesores y profesoras hemos descubierto el libro que nuestro lector invisible nos ha regalado. Muchas y buenas recomendaciones para conmemorar a este objeto con vida y vidas infinitas, pues leer es soñar con ojos abiertos.

¡Feliz Día del Libro!